Ciudad Real

En la Comunidad Autónoma de Castilla-La Mancha encontramos la preciosa provincia de Ciudad Real, una localidad moderna que sigue conservando ese toque manchego que siempre la ha caracterizado y es que una ciudad que olvida su historia pierde todo, ¿No creéis? Es por ello por lo que en Ciudad Real se mima y se cuida al detalle todo su patrimonio entre los que encontramos monumentos eclesiásticos, monumentos civiles, museos e incluso parques. Vamos a conocer más en profundidad alguno de ellos.

Catedral de Nuestra Señora del Prado

Esta catedral, al igual que otras muchas, era en su origen una ermita románica donde apareció, según la leyenda, la Virgen en 1088. Ya en el año 1531 se levantó la Iglesia de Santa María encima de la ermita, aunque se conservó la puerta sur llamada Perdón. Cuenta con una torre de cuatro cuerpos y una sola nave, lo que hace que sea la única catedral de España que cuenta con estas características. En 1616 se colocó un retablo impresionante obra del escultor Giraldo de Merlo y del pintor Juan de Hasten.

Iglesia de Santiago

La iglesia de Santiago, construida a finales del siglo XIII, es la más antigua de toda Ciudad Real y es una verdadera joya del románico tardío. En esta iglesia podemos encontrar un artesonado mudéjar del siglo XIV con lacerías y estrellas octogonales, un fresco con ocho dragones, capiteles con demonios y figuras de peregrinos, entre otras. Es una visita obligatoria tanto para conocer el estilo mudéjar, propio del arte español, como para ver una iglesia del siglo XIII.

Puerta de Toledo

La Puerta de Toledo está delcarada como Monumento Nacional desde 1915 y es un claro ejemplo de arquitectura militar del siglo XIV. Su construcción estuvo a la orden del Rey Alfonso X de Castilla y León. Está sostenida por dos torreones y cuenta con seis arcos de diferentes estilos, los del exterior son arcos ojivales sobre medias columnas adosadas, los del centro son arcos de herradura y los arcos interiores pertenecen al gótico. Además, en el interior de la Puerta de Toledo encontramos dos tramos con bóveda de arista y en extramuros un escudo con armas castellanas. Dentro de los muros encontramos una inscripción de la época de Alfonso XI.

Estos son algunos de los monumentos que recomendamos fervientemente visitar, aunque existen muchos otros como los famosos conventos, el Palacio de la Diputación Provincial, el edificio del Ayuntamiento, diferentes iglesias o el Parque Arqueológico de Alarcos, que se encuentra a pocos kilómetros de la capital.

También encontramos en la capital manchega una gran variedad de museos a los que podemos realizar una visita. Tenemos el Museo de Ciudad Real, el Museo del Quijote, dedicado a la figura del caballero Don Quijote, la Casa-Museo Elisa Cendrero, que conserva la decoración propia de la época de 1917, o el Museo Diocesano. Cualquiera de estos museos es una buena opción para pasar la tarde en familia aprendiendo.

Ahora bien, si vuestro viaje se centra más en descansar, en Ciudad Real también podréis dedicaros a ello y pasear por algunos de sus jardines y parques para disfrutar del día. Algunos de estos jardines son; los jardines del Prado, el parque Gasset, el parque del Pilar, el parque de Atocha, el parque Reina Sofía o el parque de los Poetas.

Por último, pero no menos importante, también tenemos la obligación de realizar una pequeña, o una gran, depende de vosotros, degustación de los platos típicos de la tierra. En el caso de Ciudad Real no podemos marcharnos sin probar las migas, el pisto manchego, sus quesos de leche de oveja, las gachas o la caldereta, siempre acompañados de un exquisito vino de la tierra. Querréis repetir cada plato que os pongan.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>